En la actualidad, existe un sistema de impresión flexo que ha ido evolucionando con los años y que se suele implementar en diversos mercados, siendo una de las técnicas más usadas al momento de requerir estampados sobre determinados tipos de materiales; este método se denomina flexografía.

Si tienes una empresa que necesita embalaje personalizado, de producción rápida y a un excelente coste, lo recomendable sería que apostaras por la impresión flexográfica, como técnica ideal para obtener los resultados que buscas en los diseños deseados. Siendo que entre sus principales beneficios se encuentra la buena relación de calidad-precio, no te arrepentirás de arriesgarte a utilizar esta maravillosa herramienta y te aseguro que te llenarás de satisfacción con lo que ves.

¿Qué es la flexografía?

La flexografía se define como un proceso de impresión de alta velocidad en la que se usan placas flexibles en alto relieve; que consta de un sistema directo y rotativo porque transfieren la tinta al soporte de forma inmediata y la vez utiliza material en bobinas y rodillos de tamaños distintos.
Un impresor flexográfico es idóneo para imprimir dibujos sobre todo tipo de embalaje, en virtud de que su plancha es de material flexible y suele adaptarse sobre cualquier tipo de sustratos. Lo que implica una variedad de partículas plásticas, nylon, metalizados, cajas de cartón corrugado, textiles no tejidos; hasta impresión en periódico, papel higiénico y servilletas.

Descripción de cada tipo de máquina de imprimir

Es necesario que sea de tú conocimiento que existen diferentes estructuras en las máquinas de flexografía, lo que tiene que ver con la capacidad y la utilidad de las mismas.

  • Maquinaria flexográfica convencional o de pila.

Este impresor flexográfico se caracteriza porque la plataforma donde están las estaciones de color individual se encuentran situadas una encima de la otra. Es decir, se mantienen apiladas de forma vertical. Es común que las prensas convencionales sean de seis colores.

  • Máquina de flexografía central.

Esta máquina flexográfica con cilindro de impresión central, obtiene su relevancia porque sus estaciones de colores están ubicadas alrededor de un cilindro de acero colocado en la estructura principal de la prensa, lo que permite lograr un buen registro debido a que evita el cambio del mismo de color a color. Existen desde cuatro a ocho colores, pero lo común es de seis tonos distintos.

  • Máquina flexográfica en línea.

En este tipo de impresor flexográfico, las unidades de color se disponen de forma horizontal en una línea, porque al momento de colocar el número de colores de una máquina uno seguido del otro genera mayor flexibilidad. A diferencia de otras impresoras flexo, las prensas en línea pueden tener cualquier número de colores.

Mercados que utilizan la flexografía

Es común que en el mundo de la flexografía te encuentres con una diversidad de mercados que requieren de este sistema tan efectivo y en efecto disfrutan los beneficios de la misma. Sin embargo a pesar de que existe un abanico de opciones con respecto a los sustratos sobre los cuales funciona la flexografía por sus placas hechas de materia flexible, su uso suele clasificarse en mercados alimentarios y no alimentarios.

Mercados alimentarios

La flexografía es considerada como un método de impresión que revolucionó la industria del empaquetado y alimentos debido a que garantiza rapidez, calidad y precios factibles. Por esto, te queremos mostrar los diferentes tipos de usos dentro del universo alimenticio:

  • Envases para frutas y verduras.

La ventaja de utilizar máquinas flexográficas en los envases de este espacio del mercado, radica en que se logra mantener la frescura de los productos y conservan su sabor. Pero a la vez se consigue obtener un etiquetado de gran calidad diferenciado y personalizado, teniendo así visibilidad lineal.

  • Envases para embutidos.

En este tipo de envasado con elaborados cárnicos se deben mantener medidas estrictas de conservación, siendo la flexografía la herramienta apta para cumplir con esos requisitos e ideal para realizar de igual modo diseños atractivos.

  • Envases para productos del mar.

Son muy variadas las técnicas de impresión en este mercado, dependiendo de las características necesarias y de la cantidad de tiradas. También es fundamental la exclusiva personalización en la línea fría, que necesita de forma indispensable envases avanzados para que el producto pueda ser visible.

  • Envases para líquidos y lácteos.

En este sector del mercado de alimentos se demanda envases con excelente calidad de presentación personalizada y sostenible debido a la gran evolución de los productos de esta área, por lo que la impresión flexográfica está muy presente.

  • Envases para alimentación seca.

La impresión flexográfica es un sistema eficiente cuando se necesita volúmenes de producción medios a altos, en el caso de esta área del mercado. Es ideal para los envases de productos como el arroz, la pasta y las legumbres.

Mercados no alimenticios

  • Envases para productos biológicos y químicos.

Gracias a la evolución que ha te tenido el sistema flexográfico y los tipos de maquinaria flexo con sus prensas flexibles son adaptables a diferentes formatos y troqueles. Ofreciendo de igual modo una impresión de muy buena calidad sobre envases de productos biológicos y químicos.

  • Envases para perfumería e higiene.

En este sector del mercado, se trabaja con envases prácticos, eco-sostenibles y adaptados a los canales de comercialización nuevos, que brindan diversidad de opciones y posibilidades con diseños personalizados y adaptado a tus exigencias.

  • Otros tipos de envasado.

No te preocupes si tu envasado requerido no se encuentra dentro de los más producidos. También la impresión flexográfica funciona en productos envasados para electrónica o construcción. Por esto, si necesitas un envase para un embalaje con diseño original y de gran calidad, de seguro la flexografía es tu mejor opción.